DODGE DURANGO AHORA EN VERSIÓN GT

Con esta nueva versión, la multinacional Chrysler continúa posicionado a Dodge como la de mayor deportividad, mientras que sus hermanos de Jeep, Ram y Chrysler se diseñan para la aventura, el trabajo y el lujo, respectivamente.

No es gratuito que el SUV Dodge Durango, reconocido en su país de origen como un auto familiar (por las tres filas de asientos y las soluciones seguridad y confort), luzca ahora una cara más agresiva. Es el estilo que le imprimieron los diseñadores a esa marca luego del relanzamiento de modelos que emprendió la multinacional Chrysler (su dueña) en el 2011, cuando decidió otorgarles a cada uno de sus sellos un rol específico.

A Dodge le correspondió la deportividad; de ahí que los íconos Challenger, Charger, Dart y Viper hayan renacido con motores de gran performance y líneas retro que recobraron su bien ganada fama de muscle cars. Y el turno es ahora para este ejemplar, el cual transitará por la misma onda de diseño gracias a uno que otro cambio en su estética.

El apellido GT es, por sí solo, un llamado al performance, como lo son los acabados exteriores, que dejan de lado los cromados (salvo por el nuevo tubo de escape doble) y se concentran en el color negro de los boceles y de los nuevos rines de aluminio pulido, de 20 pulgadas, así como en el tono de la carrocería, el cual se extiende ahora hacia la parrilla delantera.

Adentro se nota también el esfuerzo de los diseñadores por atraer a los amantes de las líneas atrevidas, gracias a los acabados de los asientos forrados en cuero (con calefacción los delanteros y los de la segunda fila) y aire acondicionado de tres zonas.

Finalmente, en cuanto seguridad esta nueva Durango GT cuenta con asistentes de frenado y de arranque en pendientes, control de tracción, siete bolsas de aire y encendido automático de luces y limpiaparabrisas, entre otros.

Fuente: Revista Motor

Auto Stok Cúcuta - Usados